viernes, 16 de diciembre de 2011

Desde el mirador de Samieira, se veía el antiguo campillo y la Basílica con el río, hasta que las obras lentas con carro de bueyes, lo cambiaron, con la no protesta de los dueños reales de Santa María, el gremio, dejándola de este modo, que hasta castelao, el cristo del buen viaje y el que le reza, quedaron mudos.-











3 comentarios: